CÓMO HACER UNA PLANIFICACIÓN DEL ESTUDIO DE OPOSICIONES.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Oposiciones Almería

La planificación en las oposiciones es fundamental para prepararte lo suficiente y de la manera correcta. Tener un método claro y efectivo para organizar los contenidos de tu temario, sea del tipo que sea, puede ayudarte mucho en lograr tu aprobado.

A veces, no sabes las fechas del examen, y esto hace que sea más difícil planificar el estudio a largo plazo. Pero puedes hacerte una idea, teniendo en cuenta los plazos de convocatorias anteriores.

Factores que tienes que tener en cuenta a la hora de planificar el estudio:

Es muy importante que seas realista con tu situación personal, laboral y académica.

Cuánto tiempo estimado tienes desde que te empiezas a preparar la oposición hasta la fecha del examen.

Cantidad de temas que componen el temario.

Si es un temario que sea fácil para ti porque es relativo a lo que has estudiado.

O si, por el contrario, es algo desconocido que puede entrañar alguna dificultad.

Los días a la semana que puedes dedicar al estudio.

Las horas al día que puedes pasar estudiando.

Cuenta con que puede haber imprevistos que retrasen todas tus planificaciones.

Planificar el estudio a largo plazo.

Te va a servir para tener una visión global de los temas: puedes clasificarlos en varios grupos:

Temas que pueden ser fáciles.

Temas que pueden presentar alguna dificultad añadida.

Temas que vas a tener que dedicarles mucho más tiempo que al resto.

Planificar el estudio a medio plazo.

Ya has visto los temas que pueden ser más fáciles y más difíciles prueba ha estudiar un tema fácil, otro de mediana dificultad y otro de los que te resultan muy difíciles. A ver cuánto tiempo tardas con cada uno.

Mensualmente puedes hacer bloques. Combina los temas sencillos con los temas difíciles.

Planificar el estudio a corto plazo

La organización a corto plazo la puedes hacer diariamente o semanalmente.

El estudio puede consistir en:

  • Primera lectura.
  • Segunda lectura con subrayado de palabras o conceptos claves.
  • Resumen.
  • Esquema.
  • Autoevaluación.

Debes estudiar de manera continuada todo el tiempo que consigas obtener una alta concentración. No vale de nada estar delante de unos apuntes sin estar concentrado en lo que se está haciendo.

Si tu tiempo de concentración son unos 50 minutos, estudia 50 minutos, si son 2 horas, estudia 2 horas, pero ojo, descansa cuando sientas desconcentración. No debes alargar los descansos, 15 minutos máximo está bien

Tienes derecho a días de descanso. Es importante, para el cuerpo y la mente

Si tienes todos los días para estudiar solo 2 horas, puedes descansar un día a la semana o incluso dos, porque si sólo tienes 2 horas para estudiar seguramente también tienes otro trabajo a parte y cansado no se rinde.

Cuando acabes tu jornada diaria de estudio, revisa lo que te ha dado tiempo a realizar y lo que no, de lo que tenías previsto para ese día. Sabrás en qué punto estás y lo que te queda por hacer.

Antes de comenzar tu jornada diaria de estudio, haz un repaso rápido de lo estudiado el día anterior.