DIFERENCIAS ENTRE OPOSICIÓN Y CONCURSO.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Existen diferentes tipos de procesos selectivos a través de los cuales se puede acceder a la función pública.
A continuación, detallamos los tres tipos de procesos selectivos más comunes:

Oposición

Una oposición es un proceso selectivo para acceder a un puesto de trabajo en la Administración Pública. El punto característico de una oposición es la igualdad, un principio común a todas las oposiciones donde se evalúa de la forma objetiva las capacidades y aptitudes de los opositores (aspirantes a los puestos convocados).

La oposición suele constar de diferentes pruebas. Alguno de los ejercicios puede ser eliminatorio de manera que si no lo superas no podrás continuar en el proceso selectivo. La obtención o no de la plaza va a depender únicamente de la puntuación obtenida en los ejercicios.

Algunos ejemplos son:

  • Ejercicios de desarrollo: preguntas a responder por escrito sobre los temas exigidos en la convocatoria. La redacción, ortografía y forma de exposición deben cuidarse tanto como los contenidos.
  • Ejercicios tipo test: preguntas con varias opciones de respuesta donde, como regla general, solo una de ellas será la correcta.
  • Casos prácticos: pueden ser tanto por escrito, con preguntas de desarrollo o tipo test, pero que pretenden evaluar los conocimientos prácticos o aptitudes de los candidatos.
  • Ejercicios psicotécnicos: los hay de diversos tipos: de aptitudes verbales, numéricos, de personalidad, de memoria, de creatividad, de aptitudes sensoriales … Según las plazas a las que se opten serán de uno u otro tipo.
  • Pruebas físicas: en determinadas oposiciones estas pruebas juegan un papel muy importante. Las pruebas pueden ser muy variadas: carreras, natación, lanzamiento de balón, abdominales, trepa de cuerda, flexiones…
  • Prueba de idioma: tanto de idioma autonómico como extranjero. Se puede valorar tanto la comprensión escrita como oral.
  • Prueba informática: puede ser a desarrollar un tema, de tipo test o práctico, utilizando algún programa informático, hojas de cálculo
  • Prueba de mecanografía: se valoran las pulsaciones por minuto.
  • Dictado: se valora la ortografía.

Por ejemplo, las oposiciones a policía requieren de pruebas físicas, pero no de desarrollo de temas; en cambio, las oposiciones de Técnico de Hacienda no requieren ejercicios físicos y sí de desarrollo de temario.

Concurso

Se trata de un proceso selectivo donde se miden los méritos del candidato. Estos méritos aparecen en la convocatoria del concurso y la puntuación que se obtendría en el concurso en base a los méritos que presentes.

Concurso oposición

En este proceso se tienen en cuenta los dos anteriores procesos selectivos, es decir, es una combinación entre las pruebas de examen y los méritos que presentes. En algunas ocasiones la fase de oposición puede ser eliminatoria por lo que los méritos solo se valoraran en aquellos candidatos que hayan superado el proceso de oposición.

Por tanto, el concurso oposición es un proceso selectivo donde a la puntuación de las pruebas de la oposición se le suman las obtenidas por los méritos del candidato. Estos méritos pueden ser académicos, experiencia profesional, idiomas adquiridos, o, incluso, ser deportista de elite.